Mi piso en Brno

El primer mes lo pasé viviendo en Cejl. Las dos primeras semanas sirvieron para adaptarme a ciudad y trabajo. Familiarizado lo justo con el barrio, desde la segunda semana empecé con la búsqueda de piso. Tenía claras dos cosas: la primera, que quería compartir piso; y la segunda, que quería vivir mínimamente en el centro.

Compartir piso tiene sus pros y sus contras. Obviamente es más barato que vivir solo, pero no lo hacía especialmente por eso. El principal motivo era no llegar a casa después de ocho horas delante del ordenador y no poder hablar con nadie. Compartiendo piso se acaba conociendo a mucha gente.

También sabía que quería un piso mixto. De hecho, todos en los que he estado hasta ahora lo han sido. Y sin españoles. Ya que en el trabajo (y fuera de él) tenemos un grupo de españoles, así que esta era la única manera de sentirme un poco más en el extranjero.

Lo del centro es cuestión de rascarse un poco el bolsillo (más en el centro, más caro; ningún misterio). También es importante estar bien comunicado con transporte público, porque aunque Brno es una ciudad pequeña y muy práctica, el invierno se puede hacer muy duro haciendo varios trasbordos a menos muchos grados.

piso brno

Mucha gente ha optado por buscar casa cerca del trabajo, en la zona tecnológica donde están empresas y universidades. El precio es más barato, pero tampoco tanto. Sí, viviendo en el centro puedes tardar 10 minutos más en llegar, pero es algo que ganas a la hora de hacer vida después del trabajo.

Viviendo lejos del centro sabes que te va a dar mucha pereza bajar al centro cuando haga mal tiempo. En cambio, al trabajo sabes que siempre vas a tener que ir, haga frío o calor.

Una vez decidido lo que quería, me puse a buscar. Estuve viendo varios pisos: más grandes, más pequeños, más en el centro, peor comunicados, amueblados, sin amueblar… Hasta que al final di con EL PISO. A 1 minuto a pie de Česká, el lugar de encuentro por excelencia, y con muy buena conexión de transporte público. Piso totalmente blanco con techos altos (art noveau que ponía en el anuncio). El cuarto también grande (de hecho antes lo compartían dos chicas), luminoso y no daba a la calle principal.

Cuando fui a ver el piso estaba también el chico con el que iba a vivir, pero no las otras dos chicas que compartían el tercer cuarto (es bastante común compartir cuarto en la República Checa). Cocina grande, pero sin salón. Desde el primer momento el piso me entró por los ojos. Vistos varios durante los últimos días sabía que ese era el mío. El compañero era simpático, y también la chica que dejaba el cuarto (vale, en ese momento  carecía de importancia, pero cegado de emoción lo vi todo como buenas noticias).

Así que no me lo pensé mucho. El cuarto estaba casi totalmente amueblado, los compañeros simpáticos y la ubicación muy buena. ¿Qué podía fallar? A poco normales que fuesen las otras dos compañeras era un muy bien piso. Así que no lo dudé un momento y dije que antes de que alguien me lo quitase de las manos.

Con todos ustedes mi piso: al principio de la calle Veverí, a pocos metros de Česká.

piso exterior brno

 

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. 6 febrero, 2015

    […] pasé viviendo en Cejl, en un apartamento. Al mes me mudé a un piso a pocos metros de Ceska. Como ya comenté, era un piso muy céntrico, luminoso y con un compañero de piso muy majo. El tercer cuarto lo […]

Deja un comentario