Navidad en Viena

Unas de las cosas que más me gusta de Brno es el uso que se da a Svobody Namesty, la plaza principal, que cada vez que hay algún evento se llena de gente. Bien sea por un festival de vino, que uno de cerveza o mosto, o que el Kometa se clasifica para el playoff final de Hockey.

La cuestión es que cualquier excusa es buena para montar algo en la plaza. Y la Navidad no iba a ser menos. Desde la primera semana de Diciembre hasta el día 23 la plaza se llena de puestos navideños, pero no me voy a enredar mucho y de eso ya hablaré más adelante.

navidad brno

Y es que esta costumbre no es única de Brno. En muchos países del centro de Europa también se montan mercados de Navidad (Polonia, Alemania o Austria por poner algunos ejemplos). Aprovechando que Brno está a medio camino entre Viena y Praga me planteé visitar esas ciudades y ver qué ambiente Navideño había.

No encontré nadie que se quisiera escapar. Los mercados apenas duran un mes, y teniendo en cuenta que volvía unos días a España, sólo me quedaban dos fines de semana libre. Ese para Viena y el próximo a Praga. Vale, el tiempo no acompañaba y el madrugón tampoco, pero ese finde era mi única opción, así que al final visité sólo el país vecino.

En Viena ya había estado (un día) por Navidades, hace siete años, y el único recuerdo que tenía era el de mucho mucho frío. Hace ya siete años de eso, cuando volvía de un viaje por Polonia. Y la verdad es que me quedé con mal sabor de la ciudad. También es cierto que no visitamos mucho, pero me pareció cara (más si la comparamos con Polonia) y muy fría (lo recuerdo como una de las veces que más frío he pasado, junto a una escapada a Marruecos, sí Marruecos, y recientemente en la recreación de la batalla Austerlitz). Eso sí, la decoración navideña la recordaba muy bonita.

 

Centro Viena

El último bus de vuelta a Brno era a las 5 de la tarde (con Student Agency conviene cogerlos con tiempo, especialmente la línea Viena-Praga), así que si quería ver mínimamente algo tenía que madrugar. Con dolor, acabé cogiendo un billete para las 6.20am. Sí, así sin que nadie me obligase, por decisión propia.

Poco antes de las ocho y media de la mañana de un Domingo me plantaba en Viena. Concretamente en la estación de Stadion Centre, junto al estadio olímpico de Ernst Happel. Desde allí cogí el u-ban (metro) hasta el centro. El transporte público, como todo, es caro en Viena. Con un billete de dos euros y pico fue una muy buena opción coger el billete de transporte de 24h por unos 7 euros.

Total, llego al centro de la ciudad y voy a desayunar algo mientras abre la oficina de información turística. Una vez equipado con un mapa de la ciudad y de los diferentes mercados navideños empecé a recorrer la ciudad.

kamter strasse viena

Dado que tampoco tenía mucho tiempo, me limité a seguir una ruta que visitaba los principales monumentos del centro; siguiendo la calle peatonal de XXX llegué hasta la Catedral de San Estaban. Viendo la cantidad de gente que entraba y salía por la puerta no había duda: la entrada era gratuita.

La ruta continuaba hasta el Palacio Imperial. Teniendo en cuenta el tiempo que hacía no era mala entrar y hacer una visita. Pero pese a ser bien temprano por la mañana había turistas por todas partes. Y el tiempo no era algo que me sobrase ese Domingo.

palacio viena

 

Museos y MQ

Así que seguí mi ruta y llegué hasta el Museo de Historia de Viena y el MuseumsQuartier, barrio de los museos. En este último había alguna exposición de fotografía que me apetecía visitar, pero no habrían hasta las 10 o 11 de la mañana.

También me gustó mucho el diseño de los carteles para promocionar los museos de Viena durante la Navidad (un oso sobre un fondo azul, que se puede ver aquí abajo).

museos mq viena

 

Belvedere y Schönnbrunn

En Diciembre oscurece relativamente pronto. A las 4 puede ser noche cerrada tranquilamente. Pero como tenía el bus a las 5 de la tarde no podría ver todos los mercadillos de noche, que es cuando tienen más encanto.

En mi visita a los Palacios de Belvedere y Schönnbrunn los puestos ya estaban abiertos, aunque al ser de día no había mucho ambiente. Eso sí, cuando el día acompaña, las vistas de ambos palacios, a las afueras de la ciudad, pueden ser muy buenas.

belvedere viena

 

Niebla amarilla

Por casualidad me acabé encontrando con esta atracción, no muy lejos del ayuntamiento. Giré una esquina y de repente vi una especie de neblina de color amarillento.

Resulta ser una obra del artista danés-islandés Olafur Eliasson. Pocas dudas tuve sobre so origen cuando leí el apellido. Se trata de su primera obra en un espacio público en Viena. Cada día al anochecer se puede observar esta curiosa obra.

olafur eliasson viena

 

Rathaus

Por último visité el Rathaus, ayuntamiento de Viena, donde había oído que estaban los mejores puestos de Navidad. En el edificio había un evento, así que no pude visitarlo por dentro.

rathaus wien

El mercado que hay frente al ayuntamiento, en la plaza Maria-Theresien, es uno de los más frecuentados. No apto para quienes odien las aglomeraciones. Si a eso añadimos una lluvia ligera, uno se puede hacer a la idea del atasco de paraguas que pueden haber.

rathaus wien christmas

mercado navidad rathaus viena

navidad rathaus wien

 

Otros de los mercadillos de Navidad son los de Riesenradplatz, Spittlerberg, o Altes AKH. Una lista completa con los diferentes mercados navideños y las fechas de inicio se puede consultar en la página oficial de Viena.

 

También te podría gustar...

3 Respuestas

  1. 5 febrero, 2015

    […] suelen estar llenas de gente. La decoración no es nada del otro mundo si la comparamos con la de Viena. Pero ello también se debe a que durante todo el año en las calles principales de Brno, como […]

  2. 27 febrero, 2015

    […] durante las fiestas navideñas, puedo decir que la decoración que más me gustó fue la de Viena, y que Brno tiene un mercado Navideño en la plaza principal que no tiene nada que envidiar a las […]

  3. 21 junio, 2015

    […] de visita y aprovechamos para ir a Viena. Ya había estado varias veces, como cuando visité los mercados de Navidad, pero siempre sólo un día. Así que esta vez, con cuatro días, acabamos cubriendo gran parte de […]

Deja un comentario