Ruta turística por Berlín

Con secuelas de la noche anterior nos levantamos algo antes del mediodía. Fuimos a comer y nos dirigimos hacia el muro de Berlín.

Por suerte el fin de semana que visitamos Berlín no coincidió con el 25 aniversario de la caída del muro. Cuando compramos los billetes, allá por el mes de Agosto, no caímos en la cuenta de que en Noviembre se celebraba un cuarto de siglo de su derribo.

De haber llegado una semana antes la ciudad hubiese estado impracticable. Aún así, este suele de ser uno de los puntos con más turistas de la ciudad, así que toca paciencia para abrirse hueco entre la masa de turistas que se hacen selfies.

 

East Side Gallery, Muro de Berlín

La East Side Gallery es un tramo del muro, de algo más de 1 km, que ha sido decorado por más de 118 artistas desde 1990. Probablemente el graffiti más famoso del muro sea el beso entre Erick Honecker y el ruso Leoniz Brezhnev, líderes de la RDA y la URSS, durante el 30 aniversario de la República Democrática Alemana.

El beso fue visto con burla en Europa occidental, pero era una costumbre extendida entre los líderes comunistas. Aquí se explica con detalle la historia de ese beso y también el de 1990, con menos pasión, entre Mijail Gorbachov y Honecker.

muro berlin beso honecker breznev

 

Thierry Noir es el autor del supuesto primer graffiti en el muro, cuando aún no era legal. Cuando el muro cayó mucho de su trabajo (el primero bajo estas líneas) se perdió. Pero más adelante fue invitado para reproducirlo de nuevo sobre el muro.

Otros de los dibujos más famosos es Patria, de Günther Schäfer, que combina las banderas de Alemania e Israel, como símbolo de la unión entre ambos países.

Somos un pueblo, de Schamil Gimajew, una pintura algo psicodélica, y de las que más gustan para hacerse fotos. Nosotros no pudimos resistir la tentación de hacernos una foto con ella como fondo.

Un coche atravesando el muro es otra de los dibujos más célebres del muro. Su autora es Virgit Kinder y la obra lleva por título Trabant, nombre del modelo del único coche al que podía acceder la población de la RDA antes de la unificación. Pero conseguir este utilitario no era algo sencillo. Se tenía que seguir un programa de incentivos que podía alargarse durante 10 años. Debido a que era el único coche al alcance de la población y por las dificultades de conseguirlo, el Trabant se convirtió en el símbolo de la escasez durante el régimen comunista.

La obra de La Buerlinica, de Stephan Cacciatore, es algo más reciente y fue creada con motivo del 20 aniversario de la caída del muro. Siguiendo el estilo de Picasso en el Guernica, trata de denunciar la violencia en Berlín durantes los años en que el muro estuvo en pie.

Navegando por ahí he encontrado esta página, que permite recorrer el muro de forma virtual. Está adaptado para todo tipo de dispositivos y sistemas operativos. Con sólo pasar por encima del muro nos muestra el título y autor de ese dibujo. Muy interesante.

muro berlin Thierry Noir

muro berlin alemania israel

muro berlin frieden

muro berlin trabant coche

muro berlin Buerlinica cacciatore guernika

cantante cabeza caballo berlin

 

Después de visitar East Side Gallery (con la actuación de un cantautor en calzoncillos incluida), atravesamos el parque de Tiergarten hasta llegar a la Columna de la Victoria. Al final decidimos no subir al mirador, ya que el día estaba nublado y no hubiésemos visto nada más allá de dos palmos.

Esta columna se diseñó para conmemorar la victoria de las tropas de Prusia contra Dinamarca en la Guerra de los Ducados. En 1874, cuando terminó su construcción, Prusia había obtenido nuevas victorias frente a los ejércitos austriacos y franceses, así que la columna también pasó a conmemorar esas dos victorias.

Originariamente estaba situada frente al Reichstag, pero durante la Alemania nazi fue trasladada hasta la actual ubicación. Tras la derrota de Alemania en la II Guerra Mundial las tropas francesas decidieron destruir el monumento, pero contaron con el veto de los estadounidenses y al final quedó en pie. Eso sí, los franceses se llevaron los relieves e inscripciones que hacían alusión a su derrota en la batalla franco-prusiana.

columna victoria berlin

 

Cúpula del Reichstag

El Domingo por la noche teníamos una reserva para visitar el Reichstag (la entrada es gratuita y conviene reservar antes). Después de pasar un riguroso control de seguridad subimos hasta arriba. Durante la visita nos entregaron unas audioguías que iban explicando todos los detalles de esta impresionante cúpula construida por Norman Foster.

reichstag berlin noche

visita reichstag berlin

interior berlin reichstag

 

Después de la visita al Reichstag volvimos de nuevo a Alexanderplatz, donde habíamos quedado con unos amigos. Cenar en Berlín es relativamente barato, y pese a estar en una zona bastante céntrica, por menos de 20 euros nos acabamos poniendo bastante finos; dos platos por persona y otro para compartir. Eso sí, aquí la jarra de cerveza sí que dispara un poco el presupuesto.

Antes de volver al albergue tomamos una última pivo en The Pub, una cervecería donde los surtidores están en la mesa y te puedes echar tu mismo la cerveza. Lo que significa que al final acabamos bebiendo cerveza con mucha espuma.

Casualmente esta cadena de cervecerías también está en Brno y otras ciudades de la República Checa. Así que podíamos ir viendo en vivo cuántos litros bebían cada mesa. Sobra decir que ganaron los checos.

comer berlin

 

Quziá también te interese

 

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. 25 enero, 2015

    […] Capítulo 2: ruta turística por Berlín […]

Deja un comentario