Ruta turística por Praga — Stare Mesto

Esta entrada llega con algo de retraso, si entendemos ‘algo’ como finales de Junio. Pero bueno, ya casi me he puesto al día con las escapadas que tenía pendientes.

A finales de Junio mis padres vinieron a verme a Brno. Aprovechamos el viernes para ver la ciudad y el fin de semana fuimos hacia Praga, donde ya habíamos estado hacía 20 años. Obviamente yo no me acordaba de casi nada.

El sábado tocó madrugar y llegamos a Praga al mediodía. Dejamos las cosas en el hotel y fuimos a recorrer el centro de la ciudad, mientras esquivábamos mareas de turistas. Y eso que nos dijeron que si hubiésemos ido en pleno verano nos habríamos encontrado, literalmente, procesiones de turistas.

 

Se pueden estar muchos días visitando Praga, pero si decidimos pasar un fin de semana un buen plan es dedicar un dia a Stare Mesto, la ciudad vieja, y el segundo a Hradčany (el barrio del castillo) y Mala Strana (la ciudad pequeña).

 

Stare Mesto, Barrio Viejo de Praga

En la plaza del reloj, como todo el mundo conoce a la Plaza Vieja de Praga, una chica nos ofreció un tour gratuito por el centro de la ciudad. Empezaba a las cuatro de la tarde, así que fuimos a comer algo y volvimos a la hora acordada. Debajo del reloj localizamos el paraguas blanco, que da nombre a la compañía (White Umbrella Tours).

Es uno de los muchas visitas guiadas que hay en Praga, pero la verdad es que el guía que nos tocó fue muy bueno y por lo que he visto tienen bastante buena crítica. Para quién no los conozca, estos tours,  que existen en cualquier ciudad europea, son gratuitos para quien se quiera unir. Al final del tour la gente da la voluntad, en función de lo que le ha gustado.

Nuestra visita empezó en la Plaza Vieja, con una breve explicación sobre la historia de la actual República Checa. Además del famoso reloj astronómico, en en centro de la plaza también podemos ver la estatua de Jan Hus, un religioso que fue quemado vivo por sus ideas reformistas. La iglesia de Nuestra Señora del Týn, en uno de los extremos de la plaza, formado por dos torres, que aunque a simple vista puedan parecer idénticas, no lo son.

 

Josefov, barrio judío de Praga

Junto a la Plaza Vieja hay una estatua de Franz Kafka, autor de la Metamorfosis, libro que casualmente había leído hacía pocas semanas. La estatua representa los miedos de Kafka hacia su padre, que se encuentra sobre sus hombros. La verdad es que yo no supe interpretar muy bien su significado.

Seguimos caminando hacia Josefov, el barrio judío de Praga. El nombre del barrio es un tributo de los judíos a Jose II, gobernante que se propuso integrar el gueto judío en la ciudad de Praga.

En el barrio destacan varias sinagogas, la Starynova (Vieja-Nueva) y la Sinagoga española, que mezcla diferentes estilos arquitectónicos: árabe, judío y cristiano. De ahí su nombre, ya que en la España medieval convivían esas tres culturas.

Dentro del barrio judió también encontramos un cementerio, que presenta una peculiaridad: los judíos enterraron a sus familiares por capas. En unos pocos metros se encuentran hasta siete niveles distintos. Recurso que fue uitlizado dada la limitación de espacio del gueto.

 

El tour lo acabamos en el edificio Rudofinum. Un bonito edificio junto al río Vltava que hoy en día  que hoy es usado por la filarmónica checa.

Como nos gustó tanto la visita guiada por el centro decidimos hacer al día siguiente otro tour por el barrio del Castillo y Mala Strana, la ciudad pequeña.  Dimos una última vuelta por el centro y fuimos a tomar algo a la cafetería de la Casa Municipal de Praga, junto a la Torre de la Polvora. Es un restaurante clásico al que merece la pena ir, aunque sea sólo a asomar la cabeza.

 

Teatro Negro

Por la noche fuimos a ver un espectáculo del Teatro Negro, muy popular en Praga y algo de lo que mis padres se quedaron con ganas en la última visita.

En Praga hay varios teatros negros, y la temática va cambiando en cada uno de ellos. Nosotros fuimos al que hay junto a la plaza vieja. Allí había un espectáculo llamado The best of Image, donde se jugaban con las luces para crear increíbles figuras e ilusiones. En medio de cada actuación había una pequeña representación de dos de los actores. La entrada cuesta unos 20 euros y es muy recomendable. Se suelen acabar pronto, así que es mejor reservar por la mañana.

 

Quizá te resulte interesante:

  • Ruta turística por Praga — Mala Strana y Hradčany [próximamente]

 

 

También te podría gustar...

2 Respuestas

  1. 7 abril, 2015

    […] Ruta turística por Praga —Stare Mesto […]

  2. 1 mayo, 2015

    […] mes pasado mis padres vinieron de visita. Como ya habíamos estado en Brno y Praga (en Junio), decidimos que la siguiente quedada sería en Viena, que queda bastante […]

Deja un comentario