Semana Santa en la República Checa

La República Checa es uno de los países más ateos de Europa, así que la Semana Santa no es algo que se celebre de manera especial, o al menos no muy religiosamente. El único festivo es el Lunes de Pascua. Pero hay algunas tradiciones un tanto curiosas, la mayoría de origen pagano.

 

Zelený čtvrtek

Una de ellas tiene que ver, como no podía ser de otra manera en estas tierras, con la cerveza.

El Jueves Santo se conoce como Zelene Ctvrtek (literalmente Jueves Verde). Durante los últimos 10 años la fábrica de Starobrno ha venido produciendo cerveza de color verde para esa fecha. Prácticamente todos los bares de la ciudad la sirven ese día (aquí se puede ver un listado de los bares de Brno, que no son pocos).

Beber cerveza de color verde es algo curioso, pero después de la primera la gente suele cambiar a la de color normal, porque el gusto no es muy bueno que digamos.

cerveza verde brno
Hay varias explicaciones de por qué el Jueves Santo se asocia con el color verde. Yo no he sabido dar con la buena; una de ellas explica que antes del s. XIII túnicas con colores verdes eran usadas para la misa del día. Otra explicación menciona a “los verdes”, penitentes que al ser readmitidos llevaban consigo ramas de ese color para expresar su alegría.

Por último, otra teoría dice que el nombre de “Jueves Verde” puede venir de la prohibición de comer carne durante las fiestas de Pascua, y de ahí el color de muchas verduras que se tomaban en estas fechas.

 

Pomlázka

Una de las tradiciones que más sorprenden a los extranjeros, pero que es vista con total normalidad entre los checos, es Pomlázka.

¿Y en qué consiste? Pues bien, el Lunes de Pascua los checos se van paseando de casa en casa con una vara de madera formada con ramas de sauce. Con esa vara golpean a las chicas jóvenes en las piernas a la vez que cantan villancicos. Éstas, agradecidas por el gesto les entregan unos huevos de pascua decorados y una cinta de colores que los chicos atan a su vara.

Pomlázka lunes santo republica checa
Actualmente son muchos quienes prefieren Slivovice (alcohol típico checo que se elabora destilando zumo de ciruela) en vez de los huevos. Y creédme, mejor que sea slivovice casero, porque el comercial está bastante más malo. Como véis, al final cualquier tipo de celebración en estas fechas acaba con el acohol como protagonista.

Como decía, el objectivo de los hombres es coleccionar el máximo número de cintas de colores mientras se pasean de casa en casa. Aunque hoy en día, sobre todo en las zonas urbanas, ya venden la pomlázka con cintas incorporadas.

El origen de esta tradición es la creencia de que golpear a las checas con una vara les transmitirá el frescor y juventud de la primavera, aunque un significado más antiguo asociaba esta celebración como método para auyentar los malos espíritus.

 

 

 

 

También te podría gustar...

Deja un comentario