Y la nieve llegó a Brno

Hace unos días escribía acerca de lo poco común que son las grandes nevadas en Brno. La de hoy no ha sido la primera nevada (ya lo hizo el día de Año Nuevo, y  desde entonces unas cuantas más). Pero cuando se junta una buena nevada y un Domingo soleado la cosa cambia, y uno se pone con ilusión sus botas nuevas, y, cámara en mano, sale a dar una vuelta por la ciudad.

El día de hoy me ha recordado mucho a la primera nevada que vi cuando vivía en Reykjavík, hace cuatro años ya.

En Masarykova, la calle principal, apenas había restos de la nevada, así que he decidido ir hacia Petrov, pasando por la plaza Zelný Trh, que por cierto aún sigue en obras. Y qué mejor lugar que un parque para ver nieve, así que me he quedado un rato allí haciendo el tonto.

 

Si ha nevado en Brno el sitio que te garantiza ver algo de nieve es el Castillo de Spilberk, así que hacia allí me he dirigido. Desde lo alto del parque se veían perfectamente las torres de Petrov, en uno de los días más despejados que recuerdo. Pero una vez arriba el día se ha empezado a ensuciar algo y tras un amago de ventisca he bajado hacia Ceska. Por suerte solo se ha quedado en un amago y el sol ha vuelto a hacer acto de presencia.

 

 

También te podría gustar...

Deja un comentario